Una solución efectiva ( y prohibida) de superar la crisis.

No hay duda que la economía mundial pasa por una crisis muy grave de la que parece que nadie sabe encontrar la solución,argumentando que no existen métodos probados históricamente para solventa una  crisis como esta…¿o si lo hay?

Echando la vista tras se pueden observar varias soluciones que han demostrado poder solventar, o al menos paliar en parte, una situación económica complicada,quizá el problema es que sean demasiado radicales y a muchos les molesta la idea. Hoy comentaremos una de esas formas, brillante por su increíble sencillez.

soluciones a la crisis

El modelo actual para  “salir de la crisis”.

El modelo económico la que estamos condenados hoy en día es simplemente demencial y nos aboca de seguir esta situación por mucho tiempo a hundirnos en el tercer mundo, pero simplemente se nos dice que “no tenemos otra opción”.

Al frenarse la economía el estado ve mermado sus ingresos a la par que sus gastos sociales se disparan al aumentar en numero de desempleados que necesitan una susidio de desempleo. Para afrontar esta escasez de fondos,además de hacer recortes en los presupuestos, ha de emitir deuda publica.

La deuda publica son títulos por la que inversores privados le dan dinero al gobierno a cambio de unos “vales” por los cuales el gobierno se compromete,no solo a devolverles el dinero en el tiempo estipulado, si no que además le van a pagar una cierta cantidad anual en concepto de intereses. El proceso puede parecer complejo, pero es como si el estado pidiera un préstamo que ha de ir devolviendo como pueda.

El problema es que la deuda así no hace mas que crecer, ya no solo por el dinero que pide cada año el estado y que hace crecer esta cantidad, si no que los intereses cada vez suben más y mas, teniendo ,paradojicamente que destinar mas fondos estatales en pagar intereses, necesitando hacer mas recortes y emitir más deuda sin lograr reducir su deuda…

A mas recortes haga el estado, mas se frena la economía, menos recauda el estado y mas recortes, mas deuda, más se frena la economía…

En fin un circulo vicioso que hunde la economía de cualquier país, que solo puede esperar que simplemente se acabe la recesión antes que su economía quiebre.

Este es el modelo actual, sin embargo, existe un sistema proscrito y de probada efectividad que se podría intentar aplicar…

¿La solución a la crisis?

Nos tenemos que remontar a la crisis de 1929, el otro gran crack financiero mundial de la historia moderna. Las bolsas se hunden y el paro se extiende como una plaga.

En la población de Wörgl, en Austria, la situación económica es grave y del los 4300 habitantes de la población, 1500 están sin empleo, 200 familias no tienen un medio de subsistencia.

El alcalde de la población, Michael Unterguggenberger, decide tomar cartas en el asunto y probar un sistema arriesgado pero que puede ser la solución para los habitantes del pueblo.

crisis mundialEs bien sabido que una buena manera de incentivar la economía es  a través de la construcción de infraestructuras en las que el gobierno invierte con el fin de generar trabajo, así que el alcalde emprende las obras de saneamiento del alcantarillado que hace tiempo le hace falta al pueblo y contrata a gran cantidad de habitantes de la población, sin embargo digamos que el ayuntamiento tampoco es que fuese sobrado de dinero…

Lo que hicieron entonces es lo revolucionario, siguiendo lo expuesto en un libro de Silvio Gesell, en lugar de pagarles con moneda, emite unos vales por el valor del dinero.Como estos vales tiene su equivalencia con los chelines (la moneda oficial) la gente los acepta a pesar que solo son validos dentro del pueblo.

Sin embargo hay una pega con los vales, cada mes se los ha de sellar y hacerlo cuesta el 1% del valor del vale…

Así el que posee un vale esta interesado en deshacerse de ellos rápido, por lo que la gente del pueblo empieza a hacer esos arreglos pendientes que no podían hacer por culpa de la crisis,entre otras compras.

Esto produce una reactivación de la economía, genera más empleo e incluso la gente comienza a pagar incluso por adelantado sus impuestos con estos vales con el afán de ahorrar.

El paro se reduce en un 25% , la actividad económica se reanima y la crisis económica que afecta a sus vecinos simplemente parece desaparecer en Wörgl.

El éxito es tan que 200 poblaciones de su entorno imitan la idea,en todos los casos con buenos resultados, hasta que claro, alguien tenia que meter las narices en el tema.

El fin de un sueño.
El banco central Austriaco declara que esta es una idea absurda y fuerza al gobierno a que prohíba estas actividades. El alcalde es juzgado y cesado de su cargo y los vales son retirados de circulación, sumiendo a Wörgl de nuevo en la miseria a los pocos meses y prohibiéndose totalmente este tipo de economías paralelas.

Sin embargo curiosamente este experimento fue un rotundo éxito, logrando solucionar las economía de los pueblos en los que brevemente se implantaba el sistema…

Pero claro, aparecieron los poderes económicos para acabar con el sueño, la aparición de un banco fue el que acabo con este sistema que sabia que de otra manera, no podría nunca haber controlado ni haberle podido sacar algún beneficio económico.

¿Tendremos algún gobernante valiente que se atreva a aplicar estas ideas que tanto bien podrían hacer a un mundo en crisis o seguiremos pagando los platos rotos de unos bancos privados?