¿Es aconsejable una reunificacion de deudas?

Hace unos años comenzó una auténtica revolución en el mercado de las finanzas personales , una importante empresa financiera decidió lanzar una campaña publicitaria para promocionar un producto financiero, que, aunque ya existía, estaba únicamente destinado a casos desesperados,convirtiéndola en una opción que lograron hacer parecer como una buena idea.

reunificacion de deudasHablamos de la reunificación de deudas. La idea consiste en unificar todos los gastos que tengamos pendientes en un solo pago, así, la hipoteca,los gastos de la tarjeta de crédito, el préstamo del coche y cualquier otro tipo de crédito personal quedaría englobado en un solo préstamo. Así, si tenemos una hipoteca al 4% y otros prestamos a más alto interés, como el de las tarjetas de crédito que suele rondar el 21-22% ,lo reunificamos todo para pagarlo al nivel de la hipoteca, o sea, pagaríamos todas nuestras deudas a tan solo el 4 % . Eso parece buena idea y una auténtica ventaja y una buena idea, sin embargo no siempre lo es,examinemos en más profundidad el asunto.

Podemos considerar recurrir a este tipo de productos financieros si pasamos por una situación económica realmente desesperada y nos vendría bien pagar un 30% menos de nuestras deudas con el banco al mes, con eso reducimos el nivel de gastos globales con lo que podemos afrontar mejor la situación si por ejemplo hemos perdido el puesto de trabajo y nuestros ingresos se han visto reducidos enormemente. En un caso así seria interesante estudiar la posibilidad de una refinanciacion de deuda.

Si embargo este es el único caso en el que este tipo de tratos seria ventajoso para usted, en todos los demás casos seria aconsejable evitarlos  a toda costa.

¿por que? Pongamos por ejemplo que tienen un préstamo de coches por el que paga un 9% de interés, si lo refinnacia pagaría solo el 4%…anual, pero claro,va a estar pagándolo durante muchos mas años, por lo que le saldrá un total mucho más elevado y acabará pagando dos o tres veces el precio real del vehículo…

Para  que se haga una idea le expondremos un caso práctico para que se de cuenta de lo poco ventajoso que es para usted uno de estos acuerdos.

Digamos que usted tiene una hipoteca por valor de  150.000€  al 4,5% de interés a pagar en 30 años, una deuda de 15.000 @ por el  coche al 8% a  5 años y una deuda en su tarjeta de crédito de 1.500  al 22% a amortizar en  2 años.

consejos utilesSi seguimos pagando las cuotas como hasta ahora tendría que pagar  633,36€, 304,15€ y 77,82€. En total tendría que pagar unos  1015,33€  cada mes. Si procedemos a reunificar todos los pagos en uno solo tendríamos  una cuota de 843,63€, con lo que ahorramos más de 170 euros cada mes, Si aun tenemos mas deudas pendientes que podamos añadir, mayor será el ahorro.

Visto solo desde este punto parece una buena idea, una sensación errónea de que esto nos va a permitir vivir más desahogadamente…en realidad¿se da cuenta que esta pagando la tarjeta de crédito y el coche en 30 años?

Ahora hagamos un calculo de lo que va a acabar pagando finalmente:

Si usted no procede a una refinanciacion,cuando acabe de pagarlo todo usted habrá pagado 103.008,37 Euros en concepto de la casa (en principio esta cantidad no cambia aunque la refinancie) 3.284 por el coche y 371 euros por la tarjeta de crédito, en total pagara algo mas de106.624 euros en concepto de intereses.

Pongamos que las mismas condiciones financieras usted refinancia.Al acabar de pagar usted habrá dado en concepto de intereses 137.207 euros. Eso es mas de 34.000 euros de diferencia. Si antes estaba pagando menos de una cuarta parte de intereses por el coche, ahora por arte de magia, usted esta pagando como si hubiese comprado 3 coches (y un cuarto).Solo en intereses usted pagaría dos coches mas¿se da cuenta?

Y ojo que en los cálculos no se ha añadido la comisión de la empresas gestora, que en muchos casos puede sumar 3 o 4000 € al coste de la financiación…

Así que recuerde: intente pagar sus prestamos siempre lo antes posible y evite a toda costa la refinanciacion de deudas excepto en caso que sea estrictamente inevitable.